La fiera viene a por ti

Se acerca sigilosamente. Sabe ocultar las aviesas intenciones de su mirada. Comienzas a sentir tanto temor que el miedo te paraliza. Ya no puedes escapar.