Lo que tú pidas

La dueña le pide un beso y Sellie, la lorita, cumple diligentemente, además de troncharse de la risa. Qué simpática es la condenada…