Madre protectorísima

Mamá gata no se fía ni un pelo de que a su bebé puedan llevarlo por el mal camino. Enseguida llega al rescate.