Te he dicho que me dejes

Por mucho que el perrito insiste, el loro no quiere jugar. No le apetece… y comienza a estar hasta las narices.