Diversión blanca

Un gato y un conejo, ambos blancos como la nieve, comparten un rato juntos en el sofá. El pobre conejillo parece un poco contrariado por los juegos del gato. A ver si llega pronto alguien que lo rescate.