Gato negro, perro blanco

Muy opuestos, pero se entienden bien. A decir verdad, el pequeño bulldog tiene al gato hasta las narices, pero no se ve que sean enemigos irreconciliables precisamente.