Los patitos también roncan

No hablamos de un señor o señora pata, sino de los bebés-pato. Aquí tienes a uno que, entre ronquido y ronquido, disfruta de sus dulces sueños.