Quiero a mi mamá

Pobrecillo. ¡Qué desconsuelo!… A este cachorrillo se le entiende en todos los idiomas. Ahí lo tienes, llamando a su mamá.