Aprendiendo las vocales

Es cierto que los loros pueden hablar si se les enseña, si se dan las condiciones apropiadas y, sobre todo, si a ellos les da la gana. Con este loro gris parece ser que se cumple todo lo anterior. Ahora bien… Después de los consabidos saludos y cumplidos (“¡Hola, guapo!”), hay que pensar en aumentar el repertorio con algo fácil. ¿Qué tal las vocales?