Galopando en el salón

Es un gustazo tener el suelo enmoquetado. Eso mismo tiene que estar pensando esta pequeña cotorra mientras lo recorre dando pingos.