Me encanta hablar por teléfono

En realidad no es mi caso. Yo detesto hablar por teléfono. A quien le gusta bastante es a la lorita protagonista del vídeo. Le gusta tanto que, cuando llaman a su humana, ella también quiere hablar por el aparato. ¡Le fascina!