¡Ay! Que no me sale todavía

Yoda, el carlino de la historia está aprendiendo a pronunciar “mamá”, pero todavía no le sale. ¡Qué frustración!

Esperamos que no desespere, porque hemos visto a otros colegas suyos que han logrado pronunciar algo similar. Y, ¡qué narices! No hace falta que diga “mamá”… Si ya se comunican a su manera, ¿no te parece?