En ocasiones oigo gritos

Si vives con una cotorra, estarás muy acostumbrado. Los gritos forman parte de su manera de comunicarse con el mundo. Hay que aceptarlo tal cual es. Aquí tienes a una preciosidad “comunicándose”.

Tiene gracia. Suena como una alarma de fuga radioactiva, pero lo digo sin la intención de ofender, ¿eh? Mi cotorra también suena a veces que da miedo escucharla.