¿Y tú que haces?

Un loro ve una imagen de sí mismo en el espejo y no deja de preguntarle: “¿Qué estás haciendo?” Está bien. Las conversaciones con uno mismo nunca están de más, ¿verdad?