Yo no corro por una bola loca

Un juego tranquilito y sin estridencias. De eso va este vídeo de pomeranias y pelotas de tenis. El principal protagonista de la historia no pierde la cabeza por correr como un loco detrás de las bolas.