Buen perro, mal perro

La diferencia entre “bueno” y “malo” es muy subjetiva, pero simplificándola al extremo se puede reflejar en un simple gesto.

Eso es lo que consigue nuestro invitado de hoy, un perro con conocimientos de ética. Ha conseguido asociar un gesto a cada uno de esos difusos conceptos. ¿A que reconoces qué gesto se corresponde con “bueno” y cuál con “malo”?