Atuendo para después de remojarse

Wiston, el bulldog francés, acaba de bañarse. Ésa es la explicación a que pasee por la casa con su precioso albornoz blanco. Y, después de haberse portado como un buen chico, ¿qué tal un rato de juego?