Cansado, cansadísimo

¿Has vivido recientemente uno de esos días que te dejan exhausto? Tu cuerpo prácticamente se desploma en un lugar cómodo de la casa y tu cara parece una oda al cansancio.

Sólo hay que mirar la carita de este bulldog francés para reconocer esa sensación que queda después de un día tan intenso. ¿No te lo parece? El pobre se queda “retrepao” con su humana en el sofá y no tiene energías ni para cambiar de postura. 😆