El gato ladrón

El ladrón anda suelto. Aprovecha la tranquilidad de la noche para hacerse con los zapatos, con la ropa interior o con cualquier artículo que le llame la atención de los vecinos. ¿Sorprendente? No, lo sorprendente es la cantidad de artículos que ha acumulado este ladronzuelo felino…

Por lo tanto, si ves que un buen día desaparecen tu toalla o las braquitas que tenías tendidas al fresco, pregúntate seriamente si no ha podido ser el gato de la vecina. Ahí queda eso…