Barriendo la casa con el perro

Las tareas domésticas se complican a veces con nuestras adoradas mascotas. Por supuesto, que compensa el esfuerzo, pero hoy nos dedicamos a ilustrar una de esas posibles complicaciones.

¿Qué pasaría si nuestro perro sintiera la tentación de jugar con la escoba mientras estamos barriendo? Suponemos que algo así:

Por cierto, el protagonista juguetón se llama Tango.