Dame mi pelota de una vez

Este beagle va a comenzar a ladrar de un momento a otro y el motivo no es otro que pedir su pelota. Una razón de peso para que insista tanto, desde luego.

Es que los humanos no son los únicos que se vuelven locos de contentos con las esferas…

http://www.youtube.com/watch?v=hTmQSb7R44M