Loro saltarín

¿Has comprobado la de adrenalina que se libera después de una buena sesión de saltos? Se queda uno en la gloria.

No sabemos si es por descargar tensiones o por afición, el caso es que Polly, el loro, ha hecho de los saltos una costumbre y aquí lo tenemos sobre la mesa en una de sus sesiones.