Aprendiendo a espantar a los enemigos

Intimidar a los enemigos no es fácil cuando se es pequeñito y aún no se emite un ladrido temible. Por eso, Archie, el boston terrier pequeñito, está perfeccionando esta habilidad.

Vemos que hace sus progresos. Tampoco le hace falta atemorizar tanto como un cancerbero. Esperemos que no llegue a ese nivel por si nos lo encontramos por ahí y no somos de su agrado. (Qué miedo)