Un masaje con Patata

Que no haya falsas expectativas. Esto no es un remedio casero contra el estrés donde intervenga ese tubérculo que todos conocemos. (Para ese propósito, mejor el enlace.). Patata es un gato.

Lo que sí es cierto es que nuestro amigo felino parece un experto en el arte de relajarse. Él masajea su almohadón y es el primero en quedarse medio traspuesto. Lo mismo podríamos probar el truco para saber si dar un masaje relaja tanto como recibirlo.