Excursión al auto-lavado

Charley se arma de valor y acompaña a su humana al lavadero de coches. Allí, unos monstruos jabonosos de brazos oscuros atacan al auto. Hay que guardar la compostura.

Nuestro héroe carlino muestra templanza, aunque tiene cara de que termine la sesión de lavado, ¿no crees?