Bulldog refrescándose el trasero

Cuando el calor aprieta, si no hay piscina ni bañera kilométrica, bueno es un barreño en el patio.

Este bulldog inglés lo sabe bien y decide refrescarse como puede en el barreño. Comienza metiendo las patitas y luego prueba a encajar en él su trasero. ¿Cómo que no cabe? ¿Quién te dijo eso?