La ninfa y la conejita

He aquí otra relación exitosa entre animales de distinta especie.

Chibbi, la ninfa, es invitada por el humano para que se acerque a Dora, la conejita de la casa.

Al principio, a Chibbi le da un poquito de miedo, pero lo vence. Comienza a cantar su popurrí (incluida la banda sonora de Star Wars, que parece ser popular entre las ninfas).

La pobre conejita termina saturada de melodías, pero tenemos la sensación de que Chibbi la saturará aun más en los días venideros, que para eso ya ha cogido confianza con ella.