Aprendiendo a nadar en la bañera

Hace meses nos recreamos la vista (no tanto el oído) con el vídeo de un carlino que estaba iniciándose en la natación en una piscina.

Hoy conocemos a un perro pequeñín (esta vez, un american pitbull terrier) que también practica esa habilidad, sólo que en la bañera de casa y… lo que es aún más admirable: ¡en la bañera sin agua! Su carita de concentración es muy graciosa.

A mí me parece que el pequeñito tiene ya bien aprendido que el chisme ése suele llenarse de líquido… 😀