Culito frío, culito contento

Después de la nevada, dos gatitos excavan un pequeño refugio entre la montaña helada. Ahí se sientan, relajados, disfrutando del paisaje y tomando el tibio solecito invernal.

A mí me da frío con verlos entre la nieve, pero ellos sí que parecen felices.