No me gusto nada

Este dogo de Burdeos está frente al espejo y no le gusta nada lo que ve. Obviamente, no se reconoce. De lo contrario no se gruñiría y se ladraría en tono amenazador…

Da miedo, ¿eh? Pero es un perro valiente y no se retira, aunque el del espejo no deje de gruñir. 😀