Culito mojado, culito contento

Los anuncios de pañales asocian el bienestar a tener el culito seco. No siempre es así. Hay criaturas que disfrutan cuando tienen el culito fresco, como también ocurre en este caso.

Dethan es el perrito que vas a ver. Se dirige a su cuenco de agua para refrescarse, lo que incluye meter ahí sus cuartos traseros. Mmmm… Qué relajante.

Pero el vídeo nos cuenta la historia completa. Dethan tenía esa costumbre desde que era un cachorrito y sus humanos decidieron comprarle uno más grande cuando creció, para que siguiera disfrutando ese inconmensurable momento.