Te pillé

He aquí una muestra más del sigilo gatuno. Fíjate en el gatito que está en la punta del salón. La cámara lo enfoca y deja de enfocarlo para apuntar a otro sitio.

El gato se da cuenta enseguida y se activa su curiosidad. ¿Qué será lo que está haciendo el humano de la cámara?

Apenas dura 18 segundos. No te digo nada más. 😉