El periquito y su cilindro

Bonita cosa ha descubierto este periquito: un cilindro que atravesar una y otra… y otra vez. Está entusiasmado con el juego nuevo que ha aprendido. Tan contento está, que ni le hace caso al estornudo. “¡Chu!

Lo más seguro es que este amigo, con esa actitud festivalera, ahuyente cualquier inoportuno resfriado, ¿no lo crees? 😉

Por cierto, yo he intentado enseñarle este juego a mi agaporni (como éste), que es más o menos del mismo tamaño que el periquito… y no le gusta nada. Ya he probado con cilindros de distintas anchuras. Se ve que a no todos los pajarillos les gustan estos improvisados túneles, pero los que le encuentran el encanto… bien que los disfrutan. 😀