Cómo elegir el sexo de tu perro

Cómo elegir el sexo de tu perro

Cuando elegimos mascota, muchas veces nos centramos en la raza, el tamaño y los cuidados que necesita. Pero hay algunas diferencias entre sexos, marcadas por las hormonas sexuales, que conviene conocer a la hora de elegir el sexo de tu perro.

¿Perro o perra?

Es la pregunta que muchos dueños se hacen cuando se plantean tener un perro en sus vidas. Aunque ambos son opciones perfectas y proporcionan mucha diversión y compañía, existen diferencias entre ambos, debidas fundamentalmente a características determinadas por las hormonas sexuales.

Éstos son algunos aspectos que debes tener en cuenta para elegir el sexo de tu perro.

  • Los machos son generalmente más agresivos que las hembras. Esta agresividad se refleja, sobre todo, cuando hay otros machos cerca y en presencia de una perra en celo.
  • Las hembras son algo menos agresivas. Pueden mostrar su lado más feroz cuando dos hembras dominantes compiten por el mismo macho, pero no suele ser habitual que muestren agresividad intrasexual en presencia de otras hembras.
  • Las hembras son más familiares y hogareñas debido al instinto maternal.
  • Los machos son más territoriales. Tienden a marcar su territorio con orina y son buenos defensores de territorios amplios.
  • Las hembras defienden mejor territorios pequeños, como el interior de la casa, y a su manada.
  • Las hembras tienen dos periodos de celo al año, durante los cuales sufren pequeñas pérdidas de sangre y atraen a los machos con el olor de sus feromonas.
  • Durante el celo, las hembras orinan más para informar a los machos de su estado.
  • Algunas hembras pueden padecer embarazos psicológicos, llegando a secretar leche y a comportarse como si hubiera alumbrado una camada.
  • Los machos son más sexuales. Están activos durante todo el año y pueden tener conductas de escape oliendo a una hembra receptiva a distancia.

Además de estos factores de comportamiento, que están influidos completamente por las hormonas, hay que tener en cuenta que cada perro es diferente y que la educación que proporcionemos a nuestro perro es definitiva para moldear su carácter.