Faith, ejemplo de superación animal

Faith, un ejemplo de superación animal

Hace un par de días, mientras estaba consultando unas cosas en mi correo electrónico, volví a cruzarme con una de las historias más bonitas y espectaculares que he podido conocer.

¿Qué tiene de especial? Quédate a leerlo y lo descubrirás.

Todo empezó en las lejanas navidades del año 2002, en un criadero situado en el Estado de Oklahoma, donde una de las perras dio a luz a una pequeña cachorrita, a la que durante su estancia en el útero materno, no se le desarrollaron las patas delanteras.

¿Podría sobrevivir un animal con esa discapacidad en un medio tan hostil como el que nos rodea? Su madre y su criador, pensaron que una perra de sus características no podría sobrevivir, pero estaban equivocados.

De demostrárselo, se encargó Jude Stringfellow, una entusiasta de los animales y amiga de la familia, que no dudo un segundo en quedarse con tan singular animal, al que bautizó con el nombre de Faith.

Tras un arduo entrenamiento, en la que utilizaba inteligentemente el estímulo de la comida como premio, consiguió que esa perra por la que nadie apostaba un solo centavo, comenzara a mantenerse sentada sobre sus dos únicas patas.

Meses más tarde y con la ayuda de su mejor amiga, ya era capaz de desplazarse sin ningún tipo de problemas, sobre sus patas traseras.

Diez años después del generoso gesto de la señora Stringfellow, la simpática Faith ha conseguido convertirse en uno de los mejores ejemplos de superación animal que existen en el planeta.

Un ejemplo que, según las palabras de su dueña, ha servido para que personas de todo el mundo, a las que la vida ha tratado tan injustamente como a Faith, hayan recuperado las fuerzas para seguir luchando por recuperarse y llevar una tan feliz como la que lleva esta gran heroína canina.