hámter, el mejor amigo

Como relacionarte con tu hámster

Para mantener a un hámster en unas condiciones óptimas de vida, no hace falta que gastemos grandes cantidades de dinero en comprarle esa jaula enorme con tropecientas tuberías.

Es cierto que con ella estará mucho más entretenido, pero lo que realmente les gusta a los hámster es poder jugar fuera de la jaula con su dueño.

Para hacerlo, es fundamental que hayamos acostumbrado a nuestra mascota al contacto humano, si no queremos que al meter la mano en la jaula para saludarle, nos dé un buen mordisco.

¿Cómo lo socializo? Dependerá del tamaño, edad y tipo de vida que haya llevado el animal antes de llegar a casa, ya que no es lo mismo un ejemplar de pocos años de vida a uno que ya haya convivido con personas.

En ambos casos, es bueno ir lo más tranquilamente posible para evitar que nos vea como una amenaza. Si pasados unos días el hámster no se asusta al vernos, podemos ir probando con ir subiéndole a la mano e ir sacándole poco a poco de la jaula.

Sé que parece algo demasiado trabajoso, pero es la forma más natural que existe para acercarle a nosotros.

Eso sí, nunca despiertes al hámster por el día, por muchos deseos que tengas de poner en práctica estos pequeños ejercicios, ya que es posible que se despierte con bastantes malas pulgas y te lleves un mordisco en algún dedo. Siempre que quieras practicar, hazlo por la noche.

Y, si quieres saber más cosas acerca de la alimentación de tu hámster, de su higiene y alojamiento, aquí tienes este vídeo: Consejos para cuidar de tu hámster.