Guacamayo Jacinto, belleza en peligro

Guacamayo Jacinto, una belleza en peligro de extinción

Uno de los pájaros más bellos que podemos observar en nuestro planeta es el Guacamayo Jacinto o Paraba Azul.

Belleza que ha supuesto para su posesor engrosar la lista de los animales que más peligro corren de extinguirse en el planeta, por culpa de la caza indiscriminada para su venta ilegal en el extranjero, por la falta de hembras reproductoras y, sobre todo, por la gran destrucción a la que se está viendo sometido su hábitat natural en los últimos años.

Y es que, aunque es uno de los guacamayos más grandes que existen en la tierra (el ejemplar medio puede alcanzar los 70 cm de tamaño) lo que ha hecho de este pájaro el objeto de deseo de tantas personas a lo largo del mundo es su vistoso plumaje de color azul cobalto.

Pero… ¿sólo lo quieren por el color de sus plumas?

Es muy triste hacer una afirmación así, pero ése es el único motivo que mueve a las grandes fortunas en el extranjero a pagar grandes sumas de dinero para poder aumentar su exótica colección de animales con uno de estos ejemplares, sin importarles lo más mínimo lo que tenga que pasar el pobre animal hasta llegar a sus manos.

¿Pueden adquirirse en cautividad?

En teoría, no existe ningún lugar del mundo, al menos de forma legal, que pueda vender polluelos o ejemplares adultos de estos animales a los que puedan permitirse su alto coste.

¿Sería una buena mascota?

Por los datos que se conocen del Jacinto, no parece que su naturaleza pueda adaptarse a la placida vida del hogar.

En primer lugar, porque, si el ejemplar es un adulto hecho y derecho, se corre el peligro destroce por completo todo lo que esté alcance de su poderoso pico, incluidos los barrotes de su jaula y, en segundo lugar, porque son capaces de pasar gran parte de su día dando grandes gritos con los que sería imposible convivir.