carlino

Carlino

Una de las razas caninas que más pasiones suele levantar entre la gente cuando salen a estirar sus patas junto a su amo es el Carlino o Pug.

¿Por qué llama tanto la atención este perro? Posiblemente sea por la simpática expresión de su rostro, capaz de arrancarle una sonrisa a cualquier persona que se cruce en su camino.

¿De dónde viene el Carlino?

A pesar de que lo conocemos por su nombre italiano y la raza se haya reconocido como inglesa, el Carlino tiene sus orígenes en la milenaria China, donde se le sitúa como compañero de los poderosos emperadores.

Se la reconoce como una raza inglesa, porque fue uno de los lugares fundamentales para ayudar a su conservación y a que pudiera conocerse en el resto del mundo.

Características físicas

El Carlino es uno de los perros a los que todo el mundo recuerda por sus ojos saltones, lo achatado de su morro y su cuadrada anatomía.

¿Cuánto puede crecer un Carlino? Tal y como se puede ver en la imagen, no es un perro que crezca demasiado. La talla ideal de un Carlino se encuentra fijada por su estándar en unos 35 cm.

A parte del color beige al que estamos acostumbrados a ver en una gran cantidad de ciudades e imágenes en Internet, también es posible encontrar ejemplares cuyo pelaje presente otro de los tres tipos de coloración que se admiten en su estándar y que son: negro, plateado y albaricoque.

Carácter

¿Es tan simpático como la gente dice? Desde luego que sí.

Y no sólo es simpático con todo el mundo, sino que además es muy cariñoso con los niños, a los que adopta como compañeros de juegos, y muy educado con todos aquéllos que deciden hacer una visita al hogar en el que comparte su vida con sus amos.