Gerbillo de Mongolia

Gerbillo de Mongolia

Tener una casa de pequeñas dimensiones hace que muchas personas descarten por completo la idea de tener una mascota.

Aunque no se pueda mantener en un espacio tan pequeño a un perro o un gato, tu hogar todavía puede ser el lugar perfecto para mascotas tan entretenidas e inteligentes como el Gerbillo de Mongolia, conocido popularmente como Jerbo.

El gerbillo es un pequeño roedor originario de los desérticos parajes de Mongolia y norte de China, que destaca por tener un carácter muy dulce y amigable con los humanos.

¿Desde cuándo es usado como mascota? La introducción de este simpático animal en los hogares americanos, lugar en el que fue usado previamente en los laboratorios, se produjo a mediados de los años 60 del pasado siglo.

¿Qué se necesita para tenerlo en casa?

(1) Un acuario/terrario, que puedes encontrar en cualquier tienda de mascotas, en el que puedan corretear a su antojo y sea posible introducir algunos de los elementos básicos de su medio natural.

¿Qué medidas mínimas debe tener? Para que esté contento y lo podamos limpiar con comodidad, las medidas ideales son: 30x60cm; con una altura mínima de 60 cm.

Tiene que ser de esa altura, para conseguir que se ventile de forma adecuada y, sobre todo, para evitar que nuestro pequeño amigo pueda escaparse, utilizando las ramas y piedras que hemos de incluirle para que se divierta, y nos haga algún estropicio por casa (tienen una insana costumbre de roerlo todo).

(2) Bebedero y comedero de un material lo más resistente posible a los mordiscos. Para evitar gastos innecesarios, la mejor opción que existe para estos casos son los que están hechos de metal.

(3) Un fondo compuesto de virutas de madera (como las que venden para los hámsters) y arena de gato, en una cantidad lo suficientemente generosa, para que pueda escarbar tanto como desee.