chinchilla

Chinchilla

¿Te gustaría tener un hámster, pero tu madre no te deja, porque para ella sigue siendo un ratón vulgar y corriente?

Entonces, quizá te interese conocer a la mascota que te vamos a presentar a continuación y al que tu madre acabará adorando por su aspecto adorable.

¿De qué animal hablamos? De la chinchilla.

¿De dónde proceden estas mascotas?

Las chinchillas, que hoy disfrutamos como mascotas, no son animales que se encuentren en la Naturaleza.

Estos ejemplares domésticos descienden de dos especies salvajes de chinchillas llamadas: Chinchilla lanígera (a la que más se parece nuestra protagonista) y Chinchilla chinchilla, cuyo hábitat natural se encuentra en la cordillera de los Andes.

¿Qué se necesita para tenerlas en casa?

Antes de contarte cuáles son los elementos básicos con los que debe contar toda chinchilla para vivir saludablemente, debes saber que son animales bastante longevos, que pueden llegar a acompañarte durante la friolera de 15 largos años.

Si después de saber esto, todavía te interesa adoptar a uno de estos simpáticos roedores, a continuación te contamos lo que vas a tener que adquirir en tu tienda de mascotas más cercana.

  • El elemento más importante que se necesita para que pueda vivir sin ningún tipo de problemas es la jaula. Una jaula, cuyo tamaño ideal es 50×70 cm, para que pueda moverse todo lo que quiera.

¿Puedo usar una jaula de varios pisos? No existe ningún problema en usar ese tipo de jaulas, siempre y cuando te asegures de proteger el fondo de los pisos superiores para que no se haga daño en las patas.

  • Un lugar donde ocultarse durante el día, para dormir tranquilamente sin que sea molestada.
  • Bebedero, como los que se suelen usar para hámster y conejos, de tamaño grande, así como un comedero de material resistente, que pueda colgarse de los barrotes de la jaula.
  • Juguetes de madera o cartón con los que, además de entretenerse, pueda desgastar su dentadura.