Agility, deporte entretenido

Agility, un deporte muy entretenido

Uno de los deportes más atractivos y divertidos que puedes realizar acompañado por tu perro, es el Agility.

Esta disciplina, creada por un adiestrador canino en los 70 de siglo pasado, es para una gran cantidad de personas, una de las mejores actividades que existen para lograr una perfecta armonía con su perro.

La clave de su gran éxito entre los amantes de los perros está en que es un deporte abierto a todo el mundo.

No hace falta que tu mejor amigo sea de una raza en particular para que pueda participar, ni que tenga una velocidad supersónica. Lo único verdaderamente necesario es tener muchas ganas de pasárselo en grande y algunas nociones básicas de obediencia.

Su práctica se realiza en un pequeño circuito, por el que debemos intentar guiar a nuestro perro, únicamente con la voz, por una serie de obstáculos (entre los que se encuentran vallas, ruedas, túneles y balancines), que tiene que ir completando en un orden determinado.

El objetivo más importante que persigue el Agility, es que el perro se divierta, independientemente de lo bien o mal que pueda hacerlo.

¿Has descubierto que a tu perro esto de sortear obstáculos es algo que se le da francamente bien?

Puedes intentar conocer su potencial, apuntándote en alguna de las pruebas que organice el club de Agility más cercano a tu casa. (El del enlace es un ejemplo.)

Eso sí, para competir con tu perro, necesitará tener unos cuantos meses de experiencia en esto, ya que en toda competición, ya sea amateur o profesional, las pruebas que realizan los participantes se cronometran.

Y no sólo se tiene el cuenta el tiempo en el que el perro realiza todo el circuito, ya que también se suele penalizar, que no toquen las zonas coloreadas con las patas o que no realicen el recorrido en el orden correcto.