puertas para gatos

Puertas para gatos

Uno de los elementos que no deberían faltar nunca en todo hogar colonizado (y digo colonizado porque se acaban apropiando de la mayoría de los rincones de la casa) por un gato, son esas pequeñas puertecillas fabricadas especialmente para ellos.

Estas puertas, cuyos diseños y modelos permiten instalarlas en todo tipo de lugares y superficies, se colocan con muy poco esfuerzo y sin que sean necesarios grandes conocimientos de bricolaje.

¿Para qué puede ser útil una puerta para gatos?

A pesar de lo que la gente piensa, las puertas para gatos sirven para muchas más cosas que dejar entrar y salir al animal de la casa sin que tengamos que levantarnos de nuestro cómodo asiento para ayudarle a realizar sus deseos.

Gracias a los últimos avances y nuevas tecnologías, sus usos y formas de hacernos la vida más sencilla han aumentado de forma considerable.

Por ejemplo, si tu gato va a estar solo durante el período en el que tienes que ausentarte de casa para trabajar, este tipo de puertas le permiten salir y entrar a su confortable hogar tantas veces como quiera.

¿Tienes miedo de que entre otro gato en casa? No hay problema, ya que existe un tipo de puertas con llave electromagnética, cuya apertura tan solo se realiza si nuestro querido gato (al que hay que ponerle la llave en el collar) está frente a la puerta.

Otra de las maravillas que la técnica nos ha proporcionado es la puerta con un cierre de 4 modos. ¿Para que sirve? Para impedir que el gato pueda volver a salir, una vez que se encuentre dentro de casa.

¿Para que más se pueden utilizar?

Hay muchos otros usos, como por ejemplo éste: ayudarnos a mantener a distancia a esos dos gatos que no acaban de congeniar demasiado bien y a los que siempre debemos de estar separando para actos tan cotidianos como la comida.