dodger, el gato

Dodger, el gato del autobús

Hace unas cuantas semanas, mientras repasaba las noticias del día, me encontré una historia bastante curiosa, cuyo protagonista era un simpático gato inglés y su sorprendente afición.

Este gato, al que todo el mundo ponía el cartel de animal abandonado, se llama Dodger y tiene la singular afición de viajar por su ciudad natal, Dorset, todos los días en los autobuses que paran cerca de su hogar.

Todas las mañanas, el simpático gatito sale de su casa para dirigirse a la parada a esperar como un viajero más el autobús. Una vez que la puerta se abre, se mete dentro de el y busca un rincón en el que tumbarse a disfrutar del viaje.

¿Por qué le dejan subir los conductores?

Porque es un animal tan simpático y cariñoso, que gusta a todo el mundo que viaja en este medio de transporte. De hecho, una de las cosas que le encanta hacer durante sus excursiones es tumbarse sobre el regazo de todos aquellos viajeros que se lo permiten.

¿Qué es lo que puede llevarle a tener este comportamiento?

La verdad es que no os podemos dar argumento que pueda explicar qué lleva a un gato que tiene todo lo que puede desear en su hogar a abandonarlo cada día para vagabundear por los autobuses, como si fuera un gato callejero.

Hay algunas teorías que apuntan a que lo que le gusta a Dodger de estos paseos es poder conocer todos los días a otras personas que no forman parte de su entorno.

Otras, sin embargo, sin descartar por completo la búsqueda de compañía, se inclinan mucho más hacia el lado de la comida. ¿Por qué? Porque muchos de los viajeros del bus piensan que es un gato abandonado y le dan un pedazo de la comida que llevan en su bolso o mochila.

¿Será éste Dodger? Si no, es otro gatito con la misma costumbre. 😀