ojos de gato

Los sentidos de los gatos

Al igual que la mayoría de los depredadores, los gatos tienen unos sentidos muy agudos. De otra manera no habrían sobrevivido hasta llegar al estado de domesticación.

Hoy en día, unos reciben sus comidas en platitos y hay otros que no tienen tanta suerte. A estos últimos, lo que les permite sobrevivir es su talento natural.

¿Quieres saber hasta donde llega? ¿Hablamos de los sentidos de los gatos?

Olfato gatuno

Las personas y los gatos vivimos en un mundo completamente diferente en términos olfativos. El sentido del olfato de los gatos es mucho más poderoso que el de los seres humanos (y el de los perros es aún mejor).

¿Te sorprende que un cajón de arena que para ti aún es “tolerable” resulte ofensivo para tu gato?

Claro que el asunto del cajón de arena es un problema moderno. El olfato del gato sirve para mucho más que para decidir si su cajón de arena está limpio o no.

Los olores tienen un papel a la hora de marcar su territorio, buscar una presa y decidir si la comida que se encuentra por ahí aún se puede comer.

Los gatos son depredadores de verdad y piden comida fresca. Mejor si la acaban de matar.

¿Te has preguntado alguna vez por qué a tu gato no le gusta la comida enlatada que ya lleva un tiempo abierta? La respuesta es sencilla: no le huele como debería ser.

Si tu gato es tan quisquilloso que no le interesa nada de lo que le das de comer (o si estás cuidando de un gato enfermo), calienta la comida a una temperatura levemente superior a la del ambiente (lo que los humanos llamaríamos “tibio”). Al hacerlo, la comida despide un olor más atractivo para los gatos.

Para oler, además de la nariz, los gatos usan una parte del cuerpo situada en la parte delantera del paladar, conocida como órgano vomeronasal.

Dicho órgano sirve para detectar olores de tipo sexual, como el de una hembra en celo. Cuando los gatos usan este órgano, abren la boca un poco, como si saborearan un olor. La expresión que tienen en esos momentos se conoce como respuesta Flehmen.

gato observando

El oído de los gatos

A diferencia de nuestras orejas fijas, los gatos pueden usar las suyas como antenas parabólicas y moverlas de forma independiente hacia cualquier sonido que les llame la atención.

El oído de los gatos puede captar sonidos dos octavas más altas que el oído humano, que también es un rango superior al que detectan los perros. La capacidad para captar sonidos de alta frecuencia es importante, por supuesto, cuando uno está al acecho del chillido de un roedor que le servirá como cena.

Tu gato puede aprender muchas de las palabras o expresiones que uses al hablarle, como: “¿Quieres comer ya?” El hecho de que no te haga caso no quiere decir que no esté escuchando, sino que se comporta como un gato.

Vista de gato

La sabiduría sostiene que los gatos no ven colores. Pero parece que no es así. Los investigadores opinan que los gatos pueden distinguir colores, pero que no encuentran mucho sentido al hacerlo.

Las maravillas de la visión felina tienen que ver más bien con la capacidad del gato de ver en condiciones de luz muy escasa (lo cual es importante para los cazadores nocturnos) y su agudeza para detectar movimientos distantes.

Ambos rasgos son fundamentales para un predador, que no sólo necesita encontrar su comida, sino también lanzarse sobre la presa con mucha precisión.

La visión nocturna de los gatos es posible debido a una capa de células especiales situada detrás de la retina, que recogen la luz y permiten al gato “duplicar” la capacidad de distinguir objetos en condiciones de oscuridad.

El ojo humano, debido a los vasos sanguíneos, lanza un reflejo rojo en la oscuridad cuando una luz toca el fondo (por ejemplo, las luces de un coche). El ojo del gato lanza un destello dorado o verde a causa de esa capa especial, llamada tapetum lucidum.

El gusto

lengua de gatoComo los gatos prefieren consumir tejidos animales frescos para satisfacer sus necesidades nutricionales, no debería sorprender que no desarrollen un apetito por el dulce como el que tenemos los humanos.

Al igual que nosotros, los gatos pueden distinguir entre los sabores amargo, salado, dulce y ácido, pero la interpretación de lo deseables que puedan resultar estos gustos difiere de la nuestra.

Como tienen menos cantidad de papilas gustativas que los seres humanos, es probable que el sentido del olfato juegue un papel importante para determinar si les apetece la comida.

Por otra parte, la lengua áspera de los felinos es una herramienta extraordinaria, adaptada a la perfección para asearse (incluso para retirar sus pulgas) y para dejar los huesos de sus presas completamente limpios de carne.

Los gatos y el tacto

Los pelos del manto de un gato y sus bigotes son extremadamente sensibles y complementan la visión nocturna.

A los gatos les encanta acariciar y que les acaricien (esto último con ciertas restricciones para cada ejemplar), en parte porque tocar (y más con la lengua o con la cabeza) es una de las maneras que tienen para diseminar su esencia particular, que es una tarea importantísima.

Imágenes de DirtBikeDBA (Mike), limowreck666 y reiner.kraft