pareja de gatos

Esterilización de los gatos. ¿Qué entra en juego?

Ovariohisterectomía y castración son los términos técnicos para las operaciones que implican la esterilización quirúrgica de una mascota. El primero se aplica las hembras y el segundo, a los machos.

Ambas intervenciones las ha de realizar las un veterinario y las dos requieren de anestesia general.

La esterilización de las hembras implica la extracción de todo un sistema reproductivo; el útero, las trompas de Falopio y los ovarios se extraen a través de una incisión en el abdomen.

En la castración, los testículos del gato son retirados del escroto, que es la bolsa de piel que los guarda.

Tu gata

Puede que veterinario te pida que vuelvas a llevar a tu gata en unos diez días para quitarle los puntos o puede usar puntos de los que se reabsorben. La recuperación es rápida, cuestión de días, durante los cuales se debe restringir la actividad de tu mascota: nada de saltos ni de juegos bruscos.

Quizás no notes grandes diferencias en el carácter de una hembra, a menos que hayas convivido con ella durante ciclos de celo y hayas soportado sus ruidosos esfuerzos para atraer a un macho. Afortunadamente, esos días quedaron atrás para ti y tu mascota.

Los puntos que el cuerpo absorbe son esenciales en la esterilización de los gatos salvajes, pues resultaría imposible atrapar dos veces a una de estas gatas; una vez para operarla y otra para quitarle los puntos.

Tu gato

Los cuidados postoperatorios para los machos por lo general implican hacer un seguimiento y mantener las incisiones limpias y secas.

Muchos veterinarios recomiendan mantener al gato en casa y usar papel de periódico desmenuzado como relleno para el arenero hasta que las incisiones cicatricen, lo cual sucede en alrededor de tres a cinco días.

Los cambios de comportamiento pueden ser radicales en los machos castrados. Si la operación se realizara hacia los seis meses de vida, antes de que alcancen la madurez sexual, se previenen casi por completo las peleas, la marcación del territorio con orina y la necesidad de salir.

En gatos mayores, estas conductas se reducen en gran medida con la castración, pero puede que sea necesario un readiestramiento para algunos aspectos, como la marcación del territorio.

Precauciones

La esterilización de mascotas se cuenta entre los procedimientos médicos más comunes y no implica riesgo para tu gato.

Sin embargo, que la frecuencia con la que se practica no te lleve a pensar que es una intervención que se puede tomar a la ligera. Si no se practica como debe ser, puede llevar a la muerte. Es una cirugía delicada. No permitas bajo ningún concepto que el bajo precio de esta intervención te engañe.

Dado el caso, vale la pena pagar más por lo que parece una atención más cuidadosa. Pregunta por los siguientes detalles y averigua cómo tratarán a tu mascota:

  • Anestesia: ¿Qué combinación de sustancias inhaladas o inyectadas utilizan?
  • Esterilidad: ¿Se usa instrumental esterilizado para cada animal?
  • Monitorización: ¿Hay alguien más además del cirujano en la sala de operaciones para controlar la anestesia? ¿Alguien cuidará de tu mascota? Si pasar la noche en el centro no forma parte del plan, ¿quién se hace cargo de responder a una llamada tuya si hay problemas? ¿El veterinario explicará qué debes esperar?
  • Provisiones de emergencia: ¿Hay elementos para superar la emergencia en el quirófano?
  • Material de sutura: ¿Qué tipo se usa y por qué?

¿En realidad es necesario tomar todas estas precauciones? Vamos a regalarte una historia real.

En 1987, una de las gatas de Paul estuvo a punto de morir a causa de las complicaciones surgidas por causa de su esterilización, que se practicó en uno de los mejores hospitales veterinarios de Estados Unidos.

La gata se salvó, porque Paul estaba allí para darse cuenta del problema. Y gracias al fabuloso personal y las extracciones que tenían a su disposición. Sin todo eso, probablemente habría muerto.

Tenlo en cuenta. La esterilización no es un asunto en el cual puedas ahorrarte unas monedas.

Imágenes de Radarsmum67