perro en la ventanilla del coche

¿Por qué los perros sacan la cabeza por la ventanilla del coche?

¿Te has preguntado porqué a tantos perros les encanta sacar la cabeza por la ventana del coche? Aquí tienes algunas razones:

Por curiosidad.

Es el motivo más evidente. Hay que tener en cuenta que los perros pasan la mayor parte de su tiempo en entornos conocidos, dentro o fuera de casa.

Cuando el coche empieza a moverse y tu perro ve otros paisajes, siente el impulso de contemplar lo nuevo. Y allá que va a asomarse a la ventanilla…

Por el airecito, tan rico.

Especialmente cuando hace calor o cuando se tiene el cuerpo cubierto por una frondosa mata de pelo (como es el caso), no me digas que no es un placer sacar la cabeza por la ventana y sentir el viento en la cara.

¡Toda una gozada! Natural que le guste, ¿no?

Por los nuevos olores.

Como sabes, los perros extraen una buena cantidad de información del mundo que les rodea gracias a su privilegiado olfato.

Al sacar su cabecita, imagínate qué variedad de olores puede captar, uno detrás de otro. Quizás tú sólo repares en unos cuantos de ellos, pero tu peludo amigo, con su potente olfato, disfrutará de miles de esencias diferentes.

Cuidado con este placer.

Hay que decirlo al final. Por mucho que tu perro disfrute esta experiencia, sabes que es peligrosa cuando el vehículo está en marcha.

Quizás, tu perro se estimule más de la cuenta y sienta la irrefrenable tentación de saltar fuera. Quizás se caiga del coche o pueda provocar un accidente.

O, mencionando otros males, imagina que una piedrecita, insecto o cualquier otro objeto, impacta en su carita durante el desplazamiento. O que el viento le haga daño en sus oídos.

Esas razones bastan para buscar placeres menos arriesgados para tu amigo. El de sacar la cabeza por la ventanilla del coche es refrescante y relajante, pero también muy peligroso.

Imagen de mysza831