ojos de gato

¿Por qué ha crecido la popularidad de los gatos?

Tal y como sucedió en el antiguo Egipto, en la actualidad los cambios de la vida moderna han llevado al apogeo del gato.

La gente de la prehistoria se identificó en este sentido con el de la manada de los perros porque les resultaba fácil y útil, no sólo para cazar sino también para el pastoreo. Pero el gato no tenía mucha autoridad hasta que nuestros antepasados empezaron a cultivar y almacenar sus cosechas.

Las evidencias más antiguas de los gatos domesticados datan de hace 6000 años, en contraposición con los 12000 de los perros. Pero los indicios más fiables de la presencia de los gatos domésticos apenas tienen 4000 años.

Luego el gato fue honrado por una habilidad que a veces querríamos que hubiera perdido con el paso del tiempo: la cacería. Antes de que los gatos entrasen en escena, las ratas y ratones se aprovechaban de los graneros.

La destreza de los datos para cazar hizo que esta desigual pelea se equilibrase. Y permitió que los pequeños gatos africanos tomaran el mundo, llevados de un lado a otro, cual útiles trabajadores, en las naves de cereales del mundo antiguo. Los granjeros de esos tiempos están más que agradecidos por su ayuda.

Aunque el gato sigue dedicado a su antiguo oficio de cazador de ratas y ratones en las granjas y campos de todo el planeta, su papel más importante en la actualidad es el de animal de compañía. En ese terreno también muestra grandes dotes.

A pesar de la importancia que tuvieron las habilidades de caza del gato para nuestros antepasados, hoy en día la mayoría no aprecia el espectáculo de un ratón a medio devorar.

Dos aspectos han hecho inevitable la popularidad actual del gato en los países desarrollados.

(1) El primero, que vivimos en espacios más pequeños que ningún otro momento de la historia: apartamentos, comunidades y casas en terrenos reducidos.

Si bien lo anterior no es un impedimento para albergar perros en casa, muchos prefieren tener a un gato que viva en casa.

Los gatos pueden compartir sin problemas el mismo entorno que las personas y vivir en apartamentos en la ciudad o en granjas en el campo, en climas fríos en climas cálidos, en casas pequeñas o en mansiones. Los gatos se adaptan muy bien y consiguen controlar la soledad mucho mejor que los perros.

(2) El segundo aspecto que ha cambiado es que la mayoría tiene poco dinero y tiempo para dedicárselo a una mascota, pero a la vez tenemos una necesidad mayor de compañía.

De niños, necesitamos que alguien nos escuchase. De jóvenes y adultos, posponemos la decisión de formar una familia o decidimos no tenerla. En la edad madura, las exigencias de la familia y el trabajo nos consumen. Y en los años de vejez podrán ser más activos que en generaciones anteriores, pero también solitarios, porque nuestros hijos tal vez vivan lejos.

El gato, que nos escucha sin juzgarnos y nos brinda su afectuosa compañía, marca la diferencia para muchos e implica una modesta inversión de tiempo y dinero. Por eso ha encontrado su nicho entre nosotros, y ha venido para quedarse.

Imagen de DirtBikeDBA (Mike)