saca al perro

Saca al perro a pasear y ponte en forma

¿Te falta motivación a la hora de seguir un programa de ejercicios? Deja que tu perro te la dé. Y, ¡hala! ¡Juntos a la calle!

Con tu perro no hay excusa que valga a la hora de salir un rato a oxigenarte y a hacer un poco de ejercicio.

Tu salud gana

Saliendo con tu perro a caminar (con bríos) cumples con el mínimo de treinta minutos de ejercicio de intensidad moderada (cinco días a la semana) que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Y, si dedicas un poquito más, mejor.

Con la actividad física disminuyes el riesgo de padecer diabetes, afecciones coronarias y ciertos tipos de cáncer. Además, mantienes a raya el estrés y liberas endorfinas que te harán sentir de maravilla.

Tu bienestar físico y mental se nota y, desde luego, también el de tu amigo peludo.

La salud de tu perro gana

Al igual que pasa con los humanos, la actividad física suma bienestar a tu perro. El ejercicio regular es básico para que mantenga su salud.

Y también lo es para que pueda canalizar su exceso de energía adecuadamente y se eviten (si es el caso) comportamientos poco deseables. Por ejemplo, que tenga la costumbre de escarbar demasiado y tu jardín parezca a estas alturas algún tipo de yacimiento.

De otro lado, el ejercicio físico le brinda a tu perro la oportunidad de socializar con otros seres vivos. ¡Y a ti también, por supuesto!

Con la exposición a otra gente, otras mascotas y entornos diferentes, tu perro aprende cosas nuevas. Y esa experiencia agradable la comparte contigo.

Por tanto, los dos estaréis más contentos y saludables.

A propósito, asegúrate de prestar atención a tu perro durante el recorrido. Y otros dos tips más de sentido común: Llevad una botellita de agua para hidrataros y no salgáis en condiciones de calor o frío extremo. (Me siento una mamá cuando escribo esto.)

Y, ahora… ¡venga! ¡A la calle!

Imagen de ClareSnow