cotorra del sol

A tener en cuenta si quieres vivir con una cotorra del sol

La cotorra del sol (también llamada cotorra solar) es un pájaro pequeño, de la familia de los loros. Como puedes observar en la imagen, se distingue por su colorido y, aunque no salga en la foto, también por su inteligencia.

Esta encantadora criatura puede ser un queridísimo miembro de tu familia. Claro que habrás de prestar atención a sus necesidades y cuidarla bien. Aquí tienes algunos datos básicos para que te orientes.

La cotorra del sol mide, aproximadamente, unos 30 centímetros, desde la cabeza hasta la cola. En su plumaje abundan los colores llamativos. Predominan amarillo, naranja y verde. Su pico es negro y sus patas, grises.

El origen de este pájaro lo encontramos en Sudamérica, sobre todo en las proximidades del río Amazonas.

Una de las características más cautivadoras de la cotorra del sol, junto a su belleza, es lo cariñosa y sociable que es. Es más, de tímida no tiene nada. Le encanta interactuar con la gente, sobre todo con su familia.

Además, es lista como ella sola. Le encanta jugar e incluso puede aprender truquitos simpáticos (como éste). Quizás llegue a decir algunas palabras. Pero, definitivamente, lo suyo es montar el show; ser la estrella y compartir la diversión con los presentes.

Otra de sus aficiones es bañarse. Si no le preparas un pequeño recipiente con agua para que chapotee (que sería lo suyo), irá a mojarse al propio bebedero. Es muy simpática cuando se baña. Tremendo chapoteo forma…

Tendrás que estar pendiente para llenarle el bebedero si esto pasa. No dejes que le falte agua.

Respecto a la jaula, asegúrate de que la cotorrita tenga espacio suficiente. Lo aconsejable es que, como mínimo, mida 50 centímetros de largo, 50 de ancho y 60 de alto. De preferencia, rectangular. Las circulares, aunque queden más monas, son menos cómodas para el pájaro.

En su jaula ha de haber perchas diversas, así como algunos juguetes. ¡Inadmisible que dejes a tu cotorra del sol sin ellos! El presupuesto no es excusa. La cotorrita se lo pasa bien hasta jugando con los rollos del papel higiénico.

Se alimenta de semillas. Puedes preguntar en la tienda qué producto te aconsejan. Pero no olvides que también necesita tomar frutas y verduras, si quieres que se mantenga saludable. Y, cuando le coloques estos productos frescos, ten la precaución de quitar los restos horas después.

Por cierto (esto es importante), entre los alimentos frescos que le des a tu cotorra evita el aguacate, el repollo, el perejil y la lechuga iceberg.

Otra advertencia por si nunca has convivido con cotorras: Son muy ruidosas. Les encanta gritar y no necesitan ninguna razón especial hacerlo. ¿Estás preparado para esto? ¿Y el resto de tu familia? ¿Y los vecinos?

Si no te importa el ruido y estás dispuesto a darle la atención que necesita (que es bastante), tienes diversión y cariño asegurados por mucho tiempo. Porque la cotorrita del sol puede llegar a los treinta añazos (bien cuidada, claro).

Imagen de Vicki’s Pics