gato en la calle

Sugerencias a la hora de adoptar un gato callejero

Has encontrado un gatito en la calle. Parece sano y, como tú estás en disposición de adoptar a un felino, decides llevártelo a casa.

¡Enhorabuena! Ahí comienza una relación de amistad, que ojalá beneficie a los dos y dure muchos años.

¿Qué es lo siguiente a la decisión de adoptar al gatito callejero? He aquí unas sugerencias.

1. Lleva el gato al veterinario.

Eso, en primer lugar. No lo lleves a vivir contigo antes de que un veterinario haya hecho un examen de su estado de salud y le administre las vacunas necesarias.

Así, tanto tú, como los otros humanos y animales que vivan contigo, estaréis protegidos.

También es un buen momento para considerar la posibilidad de esterilizar al gato, si lo crees conveniente.

2. Haz las compras básicas.

Si no tienes más gatos en casa, necesitarás un cajetín para que haga sus necesidades, platos, una cama, comida y, quizás, algún juguetillo (para que tu nuevo amigo no se entretenga con cosas de casa que no son juguetes).

Como el gato ha estado en la calle, estaría bien que añadieras un collar antipulgas o remedio similar.

3. Busca un lugar para tu nuevo amigo.

Si tienes otros animales en casa, procura que el recién llegado esté en una habitación para el solito durante unos días. Así se sentirá a salvo. Es mejor que vaya conociendo a sus compañeros poco a poco.

4. Ten paciencia.

Es probable que tu gato se resista a estar encerrado. Es un cambio muy grande. La calle es lo que conoce y, probablemente, se empeñe en salir.

Eso no quiere decir que no vaya a adaptarse a vivir contigo. Le llevará tiempo. Pero, lo mismo que estaba acostumbrado a la calle, se acostumbrará a tener un hogar y a alguien que lo quiere. Es un cambio a mejor, después de todo, pero no es inmediato.

Habrás de tener paciencia al principio. Intenta que pase el mayor tiempo posible dentro de casa. Y, si tienes la posibilidad, sácalo al patio para que no se desespere entre las cuatro paredes.

Para disminuir esa ansiedad gatuna por salir, especialmente en época de celo, es por lo que muchos propietarios de gatos deciden esterilizarlos.

Pero, con celo o sin él, habrá un tiempo de ajuste que afectará a todos los miembros de la familia. Ojalá que, tras él, reine la paz en el hogar.

Por último, felicidades. Es un gesto muy generoso darle una oportunidad a un animal que está abandonado en la calle.

Imagen de Difusa